9 de Julio: apedrearon a tres colectivos de larga distancia, a un camionero y un joven acabó cortado

Delincuentes lanzaron piedras de gran tamaño contra esos cuatro vehículos que circulaban por la Ruta 20. El acompañante de un camionero resultó lastimado. Un pasajero dio detalles a este diario sobre el tremendo ataque.

190

No hubo una tragedia de milagro. Basta con ver el diámetro de las piedras que lanzaron y de los huecos que dejaron en los cristales para tomar dimensión de la brutal agresión del que fueron blanco esos vehículos.

Al parecer, la intención de los agresores era hacer detener alguna de esas unidades para asaltarlas. Pero en vez de detenerse, cada chofer siguió camino hasta llegar a Caucete. Sitio donde los damnificados se percataron de que no habían sido uno o dos los afectados, sino cuatro en total.

Por fortuna no hubo que lamentar heridas graves o algo mucho peor. Sin embargo, un joven terminó cortado porque una de las pedradas hizo estallar el parabrisas del rodado, expresaron a este diario fuentes policiales y un pasajero de uno de esos colectivos.

Este brutal ataque que podría haberla causado una gravísima lesión o algo peor a los pasajeros o los conductores de esos vehículos ocurrió entre las 23 del lunes y los primeros minutos de este martes.

¿El sitio? Ruta Nacional 20, a la altura de calle Zapata, en Las Chacritas, 9 de Julio, aseguraron fuentes policiales a este medio.

Los vehículos atacados son tres colectivos de larga distancia y un camionero. Uno de los micros pertenece a la empresa Socasa y otro a AutoTransportes San Juan Mar del Plata, cuyo destino de este último era la provincia de Córdoba.

Parece que ese cruce de la Ruta 20 un grupo de delincuentes se puso a apedrear esos rodados con la intención de hacerlos parar y asaltar a los pasajeros, especularon fuentes del caso.

Y las piedras que lanzaron fueron enormes, del tipo bola. Uno de los pasajeros que iba en el transporte hacia Córdoba charló con este diario y se mostró muy sorprendido y «bendecido» de que una de esas grandes rocas no lo lastimara.

«Fue un momento complicado. Una de las piedras impactó en el medio del colectivo, en la parte de abajo. A mí me pasó a 20 centímetros de la cabeza una piedra de 10 por 10 centímetros. Habían dos micros más y un camionero que también fueron atacados en la misma zona. Estamos esperando hacer el trasbordo en el colectivo de reemplazo que mandó la empresa. Gracias a Dios no pasó a mayores. Fue una locura. En parte zafamos con mi pareja porque había corrido la cortinita, que la amortiguó», comentó un pasajero de esa unidad, que pidió reserva de su identidad.

En total, tres colectivos de larga distancia fueron apedreados en esa zona, al igual que un camionero que viajaba acompañado por un jovencito, señaló el mismo pasajero.

Justamente, fue ese joven acompañante el único que resultó herido durante la emboscada. Y es que una de las piedras atravesó el parabrisas del camión y los vidrios le terminaron lastimando los brazos.

Cada uno de los vehículos apedreados siguió viaje hasta llegar a Caucete y allí fue donde los pasajeros y los choferes se bajaron. Y el lugar donde las víctimas pudieron apreciar la brutalidad del ataque. El caso es investigado en la Comisaría 31ra.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.