Elecciones en Boca: no hubo acuerdo entre el oficialismo y la oposición y no se votará el domingo

Los apoderados de las dos listas participaron de una conciliación que duró tres horas y no llegó a buen puerto. En paralelo, la CD actual realizó una denuncia por falsificación de firmas

Luego de una conciliación de tres horas en el juzgado civil N° 11 de la Capital Federal, de la que participaron los apoderados del oficialismo y la oposición de Boca Juniors, las partes no llegaron a un acuerdo y las elecciones que estaban pactadas para este domingo 3 de diciembre en la Bombonera quedaron definitivamente suspendidas y sin fecha de realización.

Los representantes de ambas listas se presentaron en Tribunales en busca de llegar a un acuerdo que les permitiera votar a los socios de la institución este fin de semana, tal como estaba programado. Hubo momentos de tensión y conversaciones con tono elevado. El oficialismo propuso votar, que una porción de los 13.500 socios observados lo hicieran en una urna apartada y que, con el resultado puesto, se constatara si habían sido mal inscriptos para proceder a la anulación. La oposición propuso que cada parte sea interpelada por un perito y que la Justicia añadiera al suyo para llevar a cabo la limpieza del padrón. Pasadas casi tres horas de mitin, pasaron a un cuarto intermedio y finalmente no existió el trato y las partes firmaron las actas.

El oficialismo llegó a las 12, representado por el actual secretario general y miembro de la Junta Electoral Ricardo Rosica, y Walter Krieger, quien acompañó a Riquelme en su última conferencia de prensa, propuso que fueran 3.660 los socios observados que votaran en una carpa diferenciada del resto y que, dependiendo de la diferencia en la votación, se resolviera si daban todo por finiquitado este mismo domingo. La oposición arribó al mitín a las 12.30, con Javier Medin (hombre de confianza de Macri y candidato a vocal de la lista de Ibarra) y Sebastián Silvestri (miembro de la Junta Electoral durante los ocho años de gestión de Angelici) a la cabeza, concluyeron en que eran 5.700 los socios “irregulares”. El oficialismo instó a que entonces esos asociados fueran los que sufragaran de forma separada, pero la oposición se negó a esa posibilidad.

En este momento, en el sexto piso del Palacio de Tribunales, se negocia que dos peritos auditen el padrón electoral de Boca para ponerse de acuerdo en el número de asociados irregulares. Lo único que puede llegar a solucionar este entuerto es que se llegue a un acuerdo y se pida una nueva conciliación. La utopía: que el arreglo sea expressi, entre esta noche y el viernes, y las partes vuelvan al juzgado espontáneamente para decir “hay acuerdo, se vota”. No obstante, la realidad marca que, en el mejor de los casos, las elecciones entonces podrían llevarse a cabo el domingo 17 de diciembre, marcando un asterisco en el estatuto ya que allí figura que siempre deben desarrollarse en la primera quincena del último mes del año.

Todo indica que Boca apelará mañana la cautelar. El miércoles, a más tardar, el caso pasará a Cámara, porque hay 72 horas de margen para las partes. Si la Cámara da de baja la cautelar de la jueza, los comicios serán el 17. Si la mantiene, hay que esperar la resolución de fondo de la jueza, que aún no trabajó esa parte del expediente. Y con los pasos procesales lógicos no habrá espacio para que las urnas se abran este año.

En paralelo a este cónclave en Tribunales, Boca denunció -a través de su Departamento de Legales- la falsificación de tres firmas de los socios de la comunidad judía en el reclamo para que las elecciones no se efectuaran el sábado 2 de diciembre por la celebración del sabbat ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 10. La resolución del juez Ricardo Feliz Baldomar, a cargo del Juzgado Penal Contravencional y de Faltas N°22, dio lugar al pedido realizado por el fiscal Diego Espada de reprogramar los sufragios.

Fue llamativo que no fueran los damnificados quienes radicaran la denuncia sino los miembros de la actual Comisión Directiva. El acta notarial presentada indicó que tres de los supuestos socios denunciantes no firmaron el documento con el que se pidió pasar los comicios al 3 de diciembre.

El martes pasado, la Justicia había ordenado suspender las elecciones tras un pedido de la lista opositora encabezada por Andrés Ibarra y Mauricio Macri, que enfrentarán a Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, postulantes del oficialismo. La magistrada Alejandra Débora Abrevaya -hermana de Sergio Abrevaya, presidente del GEN, partido que integra Juntos por el Cambio-, a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 11, interpuso una medida cautelar y resolvió este martes “suspender el acto de elecciones” hasta tanto se definan “la situación de irregularidades detectadas prima facie del padrón mediante la acción correspondiente de depuración”.

Comentarios