Sergio Massa logró un amplio acuerdo con la oposición para la ley que permitirá negociar la deuda y hoy se votará en Diputados

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio cerraron una acuerdo que permitirá un amplio apoyo al proyecto de ley de Reestructuración de la Sustentabilidad de la Deuda en Jurisdicción Extranjera. Para lograrlo hubo decenas de conversaciones durante la última semana y dos reuniones antigrieta este martes. La primera, después del mediodía, en el despacho de Sergio Massa. La segunda entre las 19 y las 21.30 tuvo lugar otra vez en su oficina. Entre una y otra hubo reunión de comisiones para emitir dictamen y también una cumbre de Juntos por el Cambio para definir posturas como oposición. Después de eso y tras una extensa conversación el oficialismo aceptó trabajar con las provincias opositoras para ayudarlas con las negociaciones de sus respectivas deudas y Juntos por el Cambio prometió acompañar la iniciativa del Ejecutivo para darle el instrumento legal que necesita y que el respaldo sea contundente a la hora de negociar con los acreedores. La media sanción de este miércoles se votará en los términos en los que la pidió el ministro de Economía Martín Guzmán.

Una semana atrás el Presidente había enviado el proyecto al Congreso mientras encomendaba a Sergio Massa la negociación con la oposición. Con un diálogo amistoso de años con Gerardo Morales y con Horacio Rodríguez Larreta, el diputado bonaerense comenzó su misión. Ya la semana pasada tenía medio apalabrados a los diputados de Juntos por el Cambio. Incluso rápidamente acordó con el bloque oficialista y aceptó tres pedidos del interbloque que comanda Mario Negri: conformar la comisión de Finanzas, apurar la conformación de la Bicameral de Seguimiento de la Deuda y el tercero, avisó que podría cumplirlo a medias ya que Guzmán, cuya presencia se solicitaba, viajó a Nueva York. En reemplazo del ministro primero invitó a funcionarios de Jefatura de Gabinete y de Economía a una reunión, también en Presidencia, en el primer piso del Palacio Legislativo, con las principales figuras del oficialismo como Máximo Kirchner, Carlos Heller, Fernanda Vallejos y Darío Martínez, entre otros. Después del encuentro avisó a Juntos por el Cambio que en el debate de comisión también habría funcionarios del Ejecutivo.

Sin embargo la oposición, que había manifestado su apoyo a la ley hizo circular el viernes una larga lista de demandas. Morales picó en punta y lo siguió Negri. Jujuy es una de las provincias que más ayuda necesita y el mandatario sumó a sus pares de Mendoza, Rodolfo Suárez; de Corrientes, Gustavo Valdés; y a Rodríguez Larreta que tiene otra pelea por partidas extra por fuera de la coparticipación. Massa escuchó los planteos y prometió conversar con Economía y Presidencia, pero avisó que no habría cambios al proyecto porque no sería prolijo en la negociación con los acreedores.

En los mismo términos se habló durante todo el martes, aunque fue necesario extender las charlas. Al mediodía Massa recibió a Morales, Rodríguez Larreta, Valdés y Suárez junto con los jefes del bloque de Juntos por el Cambio, Negri, Maximiliano Ferraro y Alvaro González y el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. Cristian Ritondo no participó, está de viaje. Un rato después, con la charla encaminada se sumó el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner. Massa y Kirchner prometieron alguna gestión en Casa Rosada a favor de las provincias endeudadas.

Massa recibió a Rodríguez Larreta y los gobernadores radicales
Massa recibió a Rodríguez Larreta y los gobernadores radicales

A las siete de la tarde nuevamente ingresaron a Presidencia Cornejo, Morales y Rodríguez Larreta, gesto difícil de encontrar en el pasado reciente a ambos lados de la ‘grieta’. Ya no estaban en Buenos Aires ni el gobernador de Corrientes ni Suárez. En el caso de Mendoza poco después de las 19 se vio por el pasillo del primer piso a la diputada Silvia Lospennato acompañando al ministro de Economía de esa provincia para que se sumara a la reunión. Lospennato lo acompañó hasta la puerta y luego regresó a su depacho. Sin dejarse ver ingresaron también el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y la secretaria de Relaciones con las Provincias, Silvina Batakis que es quien lleva el detalle de los números de deuda de las provincias con distintos organismos de Nación.

Detrás del grupo aparecieron dos mozos, cada uno con una jarra de agua en las manos. Adentro ya circulaba una ronda de café cuando volvió a sumarse el hijo de Cristina Fernández de Kirchner como jefe del bloque oficialista.

Los funcionarios transmitieron el deseo del Gobierno de darle participación al Congreso de la Nación, más allá de las facultades que les han sido delegadas. Los opositores, conocedores de que se negocia con los acreedores con mayor fortaleza si hay más votos, intentaron poner condiciones. Massa les había anticipado la intención de diálogo del Gobierno pero la necesidad de votar un texto técnicamente posible y que dé amplio respaldo a la Argentina frente a los acreedores.

Al final de la charla Juntos por el Cambio garantizó aval para mañana de manera tal que la media sanción saldrá más de 200 votos a favor. Y el Ejecutivo conformará una mesa de diálogo entre jefatura de Gabinete, Economía, Interior, los gobernadores Morales, Valdés, Suárez y el jefe de gobierno Rodríguez Larreta junto con los jefes de los bloques. Más o menos el mismo staff que estuvo en las reuniones de hoy.

El dato sobresaliente fueron los elogios mutuos, más allá de la diferencias. Hubo agradecimientos y un reconocimiento a la “responsabilidad” de Juntos por el Cambio que incluyó explícitamente a Elisa Carrió que 24 horas antes había expuesto en solitario su posición a favor de acompañar el instrumento legal pedido por el presidente Alberto Fernández para renegociar la deuda externa con una quita y mejores plazos. Del otro lado resaltaron que el lugar de todas las reuniones haya sido la oficina de Massa y aunque por la amistad que los une no parece extraño sí lo es en el nuevo contexto: cerca de Rodríguez Larreta le reconocieron “el espíritu de colaboración” que les mostró ante sus pedidos. Eso sí, dicen que no se habría tocado el tema coparticipación porteña aunque si habría habido señales de que se retomarían las conversaciones sobre ese tema