El ex presidente de UruguayJosé “Pepe” Mujica, se refirió hoy al impacto que la pandemia del coronavirus tendrá sobre la economía de su país y la región, señaló que ese será “el capítulo más grave” de la actual crisis y que “no es factible”, en ese contexto, obligar a las empresas a suspender los despidos. Además, se refirió a la Argentina y pronosticó que si las negociaciones por la deuda no prosperan será “gravísimo” para su vecino país.

En diálogo con el programa Informativo CarveMujica hizo referencia a la gravedad del brote infeccioso, aunque sobre todo se detuvo en el impacto que el actual freno productivo tendrá sobre la ciudadanía. Para el ex mandatario todavía están por verse “las consecuencias económicas que impuso la semi paralización«, no sólo en Uruguay, “sino en mundo”. «Y ahí está la incertidumbre de qué va a pasar con las principales corrientes económicas. Tal vez sea (el tema) más grave a la larga”, subrayó.

Respecto a la capacidad de endeudarse del actual gobierno de Luis Lacalle Pou para lograr enfrentar la crisis, el senador y referente del Frente Amplio indicó que las finanzas de la nación son lo suficientemente sólidas como para recurrir a organismos multilaterales, a diferencia de lo que ocurre con sus vecinos. “Uruguay está en condiciones de golpear ciertas puertas y tener posibilidades de que lo atiendan. No es poca cosa en América Latina y en el mundo actual”, remarcó.

En ese sentido, cuestionó a la administración de Lacalle Pou por no haber destinado más presupuesto a los sectores más vulnerables. “Habría que haber gastado un poco más en el socorro a ciertos sectores que quedan muy descalzos. Pero esto se midió, se tomó la decisión. Estoy hablando con el diario del lunes”, dijo.

José "Pepe" Mujica, ex presidente de Uruguay durante un encuentro con Infobae en su casa (Lihue Althabe)José «Pepe» Mujica, ex presidente de Uruguay durante un encuentro con Infobae en su casa (Lihue Althabe)

Durante la entrevista con los periodistas Nicolás Lussich y Miguel NogueiraMujica también reveló que no cobraba su dieta como senador, pese a corresponderle, porque por su salud sabe que no puede concurrir al recinto como desearía. “Yo estoy jubilado. Y si se pone a averiguar se va a dar cuenta que soy senador, pero yo no opté por cobrar como senador. Sigo cobrando mi jubilación. Podría haber optado en cobrar como senador y cobraba más, pero deliberadamente me mantuve con esos 70 mil pesos que me pagan de jubilación porque soy consciente de las debilidades de mi salud y me daba cuenta que iba a tener que faltar mucho y si me ponía a cobrar lo que cobra un senador le iba a robar plata a mi país”. Y añadió: “Voy a seguir cobrando eso. No critico a otros. Cada cual con su forma de ser”.

En otro tramo de la nota, el ex presidente uruguayo también se mostró en desacuerdo con el resto de los miembros de su partido cuando dijo que no estaba de acuerdo con el pedido a las empresas de suspender los despidos por seis meses como forma de respuesta económica a la pandemia por el coronavirus Sars-CoV-2. “No creo que sea factible», dijo Mujica y añadió que los senadores de su bloque «están expresando una manera de pensar desde el punto práctico. He tratado de convencer a algunos legisladores en un asunto que es importante para industrias nacionales y las granjas, que tiene que ver con el IVA y que creo que pueda convenirle a este gobierno también”, manifestó.

En tal sentido, Mujica cree que la economía que se viene deberá tener en cuenta tanto al ámbito del capital como al estatal. “Hay que conciliar la eficiencia privada con la fortaleza del estado. Y creo que hay que empezar a pensar en cosas como estas. Inversiones privadas que sean mayoritaria y con participación del estado en minoría como aliado, no como enemigo. Es mejor que el estado sea inversor, pero no gestor”, aconsejó.

“Una argolla en el cogote”

Mujica también se refirió a la Argentina, de la cual dijo que tendría que sacarse del cuello “la argolla” producto de la deuda externa y que transita días claves para poder arreglar con los bonistas. Sin ese acuerdo, pronosticó, la situación del país será “gravísima”. Y le recomendó al presidente Alberto Fernández que no cometa la equivocación de enfrentar nuevamente al sector agropecuario. “Ojalá que tenga suerte en las negociaciones por la deuda. Si no se saca esa argolla del cogote, es gravísimo. Si logra atemperar ese dilema, yo confío en la Argentina. Y que no cometa el error de pelearse con el campo”, dijo.

Consultado sobre la decisión de abandonar parte de las negociaciones que el Mercosur llevaba adelante con países que no componen el bloque económico, Mujica fue claro y dijo que la Argentina no podría soportar estar fuera totalmente. “No creo que lo soporte (irse del Mercosur). Yo creo que necesita un respiro interno«, expresó el líder de izquierda. “Va a vivir un período de cierto proteccionismo para aprovechar la capacidad de inversión que tiene que está paralizada. Lo necesita como un cuarto de hora para que respire un poco la economía. Pero históricamente no se puede volver a 1969. Además, la ruptura del comercio entre Argentina y Brasil es insoportable para la Argentina, me parece”.

Mujica concluyó además que a Uruguay nunca le conviene que la economía de su país vecino no crezca. “Nosotros cuando la Argentina anda bien, pellizcamos. Cuando la Argentina está clavada, estamos fritos. Porque nuestro famoso turismo tiene mucho que ver con la Argentina. Somos un petiso desagradecido. Nos quieren más de lo que los queremos nosotros”.