El «Neo Kit Covid-19» es «un test de base molecular rápido, sensible, de bajo costo, y sencillo de operar», según indicó Presidencia en un comunicado.

Se proyecta una producción local de casi 500 kits por semana que permitirá alcanzar los 200.000 testeos mensuales, agrega el comunicado.

«Lo importante que es entender la ciencia, para qué sirven los científicos, sirve para esto, para que a 60 días de instalada una pandemia, nosotros tengamos personas que pudieron dedicarse a ayudarnos a detectar a las personas infectadas rápidamente y actuar según los protocolos que nos recomienda el Ministerio de Salud rápidamente para tratar a esos pacientes, a esa gente», dijo Fernández.

«Los que piensan que la Argentina está condenada a tener un rol de segunda en el mundo, nosotros somos capaces de hacer esto, y eso es lo que a mi me parece muy importante, eso me parece de un valor incalculable», agregó.

Se trata del segundo gran avance en torno a la pandemia del coronavirus Covid-19 de producción nacional, luego de que la semana pasada se difundiera que científicos argentinos, encabezados por Andrea Gamarnik, habían desarrollado un test local para medir anticuerpos contra el coronavirus.

El desarrollo, que pensaban tardaría entre tres y cuatro meses, se completó en un tiempo récord de un mes y medio. Además, se convirtió en el primer producto de la Unidad Covid-19 del Ministerio de Ciencia y Tecnología que estuvo listo, fue validado en 5000 muestras con óptimos resultados y hace nueve días recibió la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica ( Anmat ).

El primer kit argentino, conocido como test rápido, consta de una placa en la que se inmovilizan dos proteínas virales. Inmovilizadas en una placa a la que se le agrega el suero del paciente, estas proteínas actúan como una especie de imán para los anticuerpos.

«Este test es más robusto y más sensible que las tiras reactivas. Aunque no tiene la ventaja de arrojar el resultado en el momento, ya que lleva un par de horas y hay que hacerlo en un laboratorio, es muy versátil. No solo detecta la presencia del anticuerpo, sino que permite cuantificarlo», había explicado Gamarnik.