Estuvieron presentes el subsecretario de Medicina Preventiva, Dr. Matías Espejo; la directora de Planes y Programas, Lic. Teresa Laciar y la jefa de División Atención Primaria de la Salud (APS), Dra. Gabriela Gutiérrez.

El Dr. Espejo señaló que “desde la dirección operativa del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del Ministerio de Salud Pública, la tarea tiene que ver fundamentalmente con la operativización de todas las políticas sanitarias, independientemente de las fases que han transcurrido y la puesta en terreno de cada uno de los lineamientos planteados. Entiéndase lo que es la asistencia al paciente con COVID-19, el diagnóstico precoz y la prevención de la prolongación de la enfermedad y posteriormente con la asistencia puntual de los mismos según los niveles de gravedad. En ese sentido hemos coordinado la respuesta en terreno en los diferentes niveles de atención”.

Por su parte, la Lic. Laciar explicó el seguimiento que se les realiza a los pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) en el contexto de emergencia sanitaria. “En este marco se generó una respuesta rápida en el sistema para preservar la salud de las personas con enfermedades crónicas. El propósito fue identificar el problema del autocuidado y el tratamiento de estas personas y de aquellas con factores de riesgo. Se generó un instrumento que contiene una serie de preguntas para valorar a esa persona, y de esa manera determinar cuándo tiene que asistir al centro de salud”.

“La finalidad es evaluar cómo transitó la enfermedad el paciente durante la pandemia. También pudimos determinar que en esta etapa ha aumentado en las familias el alcoholismo y el tabaquismo, pero fundamentalmente preguntamos sobre las crónicas como: diabetes, hipertensión y se agregó asma y EPOC. La encuesta la realizó personal médico y enfermeros con licencia de COVID19 vía telefónica. Primero se realizó como prueba piloto en Zona Sanitaria I, luego se instaló en las zonas IV y V. En este momento se está planificando para extenderlo en toda la provincia”.

La Dra. Gutiérrez explicó el seguimiento a pacientes COVID-19 con aislamiento domiciliario: “Desde APS se está trabajando con la coordinación en cuanto al funcionamiento de los centros de primer y segundo nivel, para realizar la atención de los pacientes que lo requieran, teniendo en cuenta la situación que se está atravesando y de las diferentes actividades que está teniendo el recurso humano de los diferentes niveles de atención: bloqueos, designación de brigadas para rastrillajes y la identificación de los contactos estrechos de los pacientes con COVID-19 positivo y que realizan su aislamiento domiciliario”.

“Para el seguimiento por parte de los equipos del primer nivel de atención se elaboró en conjunto con otras divisiones y con la Dirección de Programas, un seguimiento integrado, utilizando herramientas como el programa Telesalud. Una vez identificados los casos que van a ir a aislamiento domiciliario, se les asigna un grupo operativo de seguimiento que está constituido por un médico y otros profesionales que se contactan vía telefónica durante los 14 días, se chequea el estado de salud del paciente a través de preguntas relacionadas con los síntomas. Ante un caso de alarma relacionado con el empeoramiento de su salud, realizar el traslado del paciente para realizar una consulta presencial y los exámenes complementarios pertinentes. Si el paciente no es internado y vuelve al aislamiento domiciliario, se continúa con el contacto telefónico hasta que se dé el alta definitiva, además del seguimiento a los contacto estrechos y los consejos de prevención e higiene correspondientes”.

Seguidamente el Dr. Espejo respondió las preguntas de la prensa sobre algunos temas puntuales:

“Hay pacientes internados en distintos nosocomios, fundamentalmente siete de baja complejidad internados en el Hospital José Giordano de Albardón, también 15 en el Hospital Marcial Quiroga y hay 18 pacientes internados en el área crítica del Hospital Rawson, de los cuales 11 se encuentran en estado crítico con ventilación mecánica”.

“A partir de la estrategia de control de brote, se pudo determinar después del análisis de diferentes bolsones poblacionales que al día de hoy no existe circulación viral comunitaria en San Juan”.

“Independientemente de las demoras que pueda tener el servicio 107, está absolutamente categorizado cuándo es pertinente que el servicio de emergencia prehospitalaria, sea el 107 u otro privado del cual es socia la persona que esté requiriendo la consulta, todos están trabajando con un protocolo unificado que ha sido validado por Salud y allí está especificado cuándo es pertinente ir al domicilio a evaluar al paciente. Mientras tanto todos esos requerimientos se están cubriendo de manera telefónica”.

“De acuerdo a la planificación inicial, hay un número fijo de camas de terapia intensiva y un plan de extensión de servicios. Al día de la fecha el Hospital Rawson ofrece 24 camas críticas, 14 en el Hospital Marcial Quiroga, y se sumarán 12 en el camas en el CEMEC, ex Hospital Español, solo en el público. Hay equipamiento y un plan de expansión para el Hospital Rawson en el escenario más crítico para llevar a 120 camas críticas”.

“El abordaje en Caucete tiene diferentes aristas, con la estrategia de control de brote en todo el departamento ha sido muy provechoso porque hemos podido determinar la transmisión en conglomerados aislados. En ese sentido, hasta ayer continuaban con esa estrategia los barrios Justo P Castro I y III, se los volvió evaluar y se encontró una tasa de positividad importante a través de test rápidos para determinar las personas que en algún momento estuvieron en contacto con el virus y ya han desarrollado inmunidad. También se determinó que en muchas zonas no ha habido circulación por conglomerados y todos han sido informados de las medidas de prevención y cómo continúan sus actividades”.