El legislador nacional, desde que fuera denunciado por Violencia de Género asumió una postura de víctima además de ensuciar a su denunciante con mentiras burdas, sino que también lo hizo con sus pares y la sociedad. Además de propinarle una brutal paliza a Martinazzo, le envió mensajes degradantes en los que menciona que para él “no es una mujer sino una muñeca inflable para tirarle la leche en la jeta”.
Los groseros y violentos mensajes del Diputado Cáceres a su ex pareja, fueron muchos a lo largo del tiempo donde impuso su rancio discurso machista.
En algunos de los mensajes de texto que éste periodista pudo conseguir, se destaca el maltrato verbal de Cáceres hacia su víctima en la cuál todo el tiempo la menoscaba.
En los mismos, el legislador insiste en desvalorizarla como mujer transformándola en un objeto sexual solo para su placer.
En varias de las capturas, el acusado envía fotos de su pene asegurando que es un ganador que él tiene otras seis mujeres más quienes se mueren por “sexo oral” y que por su ex pareja “no sirve para satisfacerlo sexualmente”.
Hasta ahora la conducta de Cáceres responde a los patrones del típico agresor, en todo momento intentó vengarse por la decisión de Gimena de separarse por ello le envió mensajes violentos `para luego pasar a una golpiza para demostrar que “es un macho alfa y que con él no se jode”.
Este tipo actos según los psicólogos, luego dan paso a los femicidios.
FUENTE: Renato Cecco – Legisla TV