A casi 4 años de que el empresario sanjuanino Jorge Coll fuera descubierto con electrónica y motos de alta gama en el paso de Agua Negra, hecho por el que fue investigado y procesado por la Justicia Federal por contrabando, la Cámara Federal de Mendoza confirmó el fallo de primera instancia que lo considera como presunto autor del delito de intentar evitar el control aduanero.

Si bien su abogado defensor Rubén Pontoriero había apelado el procesamiento en contra de su representado, la autoridad superior no hizo lugar al pedido y respaldó el dictamen.

Todo sucedió el 31 de marzo de 2017, a última hora de la noche, cuando el propietario de Farmacia San Martín ingresó con dos camionetas a San Juan desde Chile con dos motos de alta gama, dos televisores y electrodomésticos. Allí, personal de Gendarmería Nacional y Aduanas descubrió a los vehículos con exceso de productos del país vecino, lo que encendió sus alarmas.

Como las autoridades tenían previsto para ese tipo de situaciones, un gendarme se subió al rodado para acompañar a los sospechosos desde la Guardia Vieja hasta Las Flores, donde está el control de Aduana. Es que como un punto y otro se encuentran separados por 40 kilómetros, lo hacen para evitar la evasión impositiva, ya que en el medio de los controles hay numerosas huellas, lechos de ríos secos y pasos clandestinos por los que una camioneta puede desviarse para evadir el control de Las Flores.

Luego de ser denunciado por intentar contrabandear, la investigación judicial concluyó con que, si el gendarme no se hubiera subido a la camioneta de Coll, éste podría haber evitado el control aduanero de Las Flores por los caminos alternativos. Fue por ello que le endilgó la infracción a la Ley 22.415, que sostiene que «se impondrá prisión de 4 a 10 años cuando se tratare de mercadería cuya importación o exportación estuviere sujeta a una prohibición absoluta».

Además lo procesó por el inciso b del artículo 864, por el 871 y el 258 de esa legislación. El primero indica que será reprimido con prisión de 2 a 8 años al que «realizare cualquier acción u omisión que impidiere o dificultare el control del servicio aduanero con el propósito de someter a la mercadería a un tratamiento aduanero o fiscal distinto al que correspondiere, a los fines de su importación o de su exportación».

El segundo sostiene que «incurre en tentativa de contrabando el que, con el fin de cometer el delito de contrabando, comienza su ejecución pero no lo consuma por circunstancias ajenas a su voluntad».

El tercero se refiere a «cuando la mercadería hubiera sido objeto de una transformación, elaboración, combinación, mezcla, reparación o cualquier otro perfeccionamiento o beneficio, la exportación de la mercadería resultante, está exenta del pago de los tributos que gravaren la exportación para consumo. No obstante, el Poder Ejecutivo podrá dejar sin efecto, total o parcialmente, dicha exención en lo que se refiere a lo incorporado a la misma en el territorio aduanero».

La situación del primo

A las autoridades nacionales no se les pasó por alto un dato: al momento del operativo el encargado del control de Aduana en Las Flores, departamento Iglesia, era Jeanti Romero, un primo del comerciante Coll. Fue por eso que también fue investigado y procesado.

Sin embargo, la Cámara le revocó el fallo y le dictó falta de mérito. «No se tiene certeza que Emilio Romero haya actuado en connivencia con Coll a los fines de impedir o dificultar el control del servicio aduanero con el propósito de importar mercadería cuya importación estaba prohibida», aclara esa parte de la resolución que publicó Diario de Cuyo en su edición impresa de este jueves.

La situación de Galván

El empresario viajaba con José Enrique Galván, quien también fue sobreseído pero la Cámara Federal revocó ese fallo y le dictó la falta de mérito, por lo que seguirá siendo investigado por la justicia.

El fiscal Francisco Maldonado fue quien pidió que se le revocara el sobreseimiento, dado que las motocicletas iban desarmadas y consideró que Coll no pudo haberla realizado solo.

fuente: tiempo de san juan