Tal como lo adelantó «LA POLITICA SAN JUAN» en la mañana de hoy, y encabezado por la diputada nacional por San Juan, Graciela Caselles presentó el pedido de suspensión de Eduardo Cáceres de la Cámara de Diputados de la Nación, bajo el argumento de que el legislador del PRO, se encuentra procesado por violencia de genero; y tuvo la adherencia de un grupo de 14 parlamentarias. 

El pedido, fue iniciado por la bloquista, y cuenta con las firmas de Jimena López, Mónica Macha, Mara Brawer, Carolina Moises, Liliana Schwindt, Verónica Cáliva, Liliana Yambrun, Patricia Mounier, Estela Beatriz Hernández, Melina Delú, María Graciela Parola, Alcira Figueroa y Victoria Rosso. Todas ellas pertenecientes al bloque del Frente de Todos.

En la presentación, Caselles sostuvo «la violencia de género en el hogar constituye una flagrante transgresión de los principios consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Entre otras cosas, la violencia contra las mujeres es una violación del derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona (art. 3); del derecho a no ser sometida a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes (art. 5); de la igualdad ante la ley y el derecho a igual protección de la ley (art. 7); del derecho a recurrir a un tribunal imparcial (arts. 8 y 10); del derecho a circular libremente (art. 13), y de la libertad de reunión y asociación».

Desde la cúpula del Pro adelantaron que si bien la denuncia y la posterior imputación de Cáceres datan de diciembre, la diputada resolvió pedir la suspensión del diputado luego de que fuera procesado con prisión preventiva. Además, detallaron que el sanjuanino está acusado por lesiones agravadas por el vínculo contra la vicepresidente del Pro a nivel local, y fue embargado por $250.000.