Con el fin de constituirse como una herramienta de inclusión para aquellas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad a causa de las adiciones, surge el programa Nacional Potenciar Acompañamiento.

 

El mismo, tiene como fin fortalecer un proyecto de vida saludable, a través de la terminalidad educativa y la formación laboral, de los y las jóvenes que se encuentran atravesando la última etapa de un proceso de tratamiento en adicciones.

 

En nuestra provincia, es el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, a través de la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, quien se encarga de llevar adelante esta política pública inclusiva, en donde cada beneficiario podrá acceder a un incentivo económico que será depositado todos los meses por el lapso de un año.

 

En ese sentido tuvo lugar la primera reunión informativa con los y las 25 participantes del primer grupo que accede a esta asistencia en San Juan, junto con la directora y la subdirectora de la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, Natalia Vives y María José Gallardo en compañía de los acompañantes terapéuticos, Maximiliano Guaquinchay y Ariel Riveros Lorca quienes acompañarán a cada beneficiario durante el programa.

 

Dicho encuentro, desarrollado en el Centro Ambulatorio San Benito, sirvió para que cada uno de ellos y ellas pudiera conocer cómo funciona y se aplica Potenciar Acompañamiento, al mismo tiempo que trabajar sobre cada uno de sus proyectos personales y cómo estimular el pleno desarrollo de los mismos con el objetivo de lograr una mejor calidad de vida.

 

 

Al mismo tiempo, cada beneficiario pudo contar su historia de vida y cómo se encuentra su proceso de reinserción social. En este último punto, es importante destacar que el funcionamiento del programa «Potenciar Acompañamiento» prevé que todo el proceso sea realizado con un acompañante terapéutico, quien bajo una estrategia de cuidado llevará adelante el seguimiento y asistencia para la construcción de un proyecto de vida saludable. Estos tutores serán claves para que la persona alcance una correcta reinserción comunitaria.

 

Asimismo, será el encargado de elaborar un informe de seguimiento mensual con el fin de detallar todos los avances que realice la persona a su cargo. Este punto también implica que cada persona debe cumplir con lo planificado para continuar formando parte, caso contrario puede sufrir la baja del beneficio.

 

Al respecto, el Técnico en acompañamiento terapéutico (TAT) de la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, Ariel Riveros Lorca comentó que, “nuestro trabajo clínico surge en el cotidiano del acompañado, construyendo nexos sociales gracias al abordaje tanto individual como grupal y teniendo en cuenta la particularidad de cada acompañado y la subjetividad del mismo. Para alcanzar este objetivo, es necesario establecer un vínculo saludable que favorezca lo terapéutico en cada abordaje”.

 

“Cada uno de los acompañantes cuenta con un número específico de acompañados quienes se encuentran en su etapa final de tratamiento. Además, se realiza un trabajo integral con los equipos terapéuticos de la dirección, siempre con el fin de garantizar e incentivar una mejor calidad de vida. Acompañamos desde la contención, escucha activa, observación y acción personal, entendiéndose la acción como una propuesta del acompañado y no una imposición del equipo o el acompañante. Permitiendo así ubicar a la persona como sujeto de derecho, insertándolos en el cotidiano, para llevar a cabo los objetivos propuestos de forma integral, territorial, y comunitaria”, agregó Riveros.

 

Potenciar Acompañamiento es una línea del programa Potenciar Trabajo, desarrollada por SEDRONAR conjuntamente con el Ministerio de Desarrollo Social, destinada a personas con consumos problemáticos de sustancias que están atravesando la última etapa. El fin es fortalecer las capacidades propias de las personas, como así también favorecer su autonomía y reinserción familiar y social.