La Residencia de Enfermería del Rawson crece a diario

La Residencia de Enfermería fue creada en el año 2017 y cuenta con la coordinación de la Lic. Isabel Jelves. Para conocer el trabajo y la realidad diaria entrevistamos a la Lic. Sara Falcón, residente de Tercer Año.

– ¿Cuántos residentes se encuentran realizando la formación profesional en Enfermería? (cantidad y años de residencia)

– La residencia consta de tres años. Actualmente somos ocho residentes transitando el posgrado, tres en primer año, tres en segundo y dos en tercero.

– En general, ¿cómo es el programa de formación en enfermería? (cantidad de horas, guardias, consultorio, rotación, etc)

– La Residencia en Enfermería Materno Infantil y del Adolescente se planificó para que el profesional de enfermería a lo largo del primer año adquiera conocimientos y destrezas en atención primaria, como primera instancia, realizando controles del niño sano, embarazadas de bajo riesgo, vacunación, prevención y promoción de la salud, combinando la práctica con algún hospital de segundo nivel (como los hospitales Dr. Cesar Aguilar en Caucete y Dr. José Giordano en el departamento de Albardón).

Posteriormente el segundo año inicia en Emergencia pediátrica, Maternidad, e internado de Pediatría, Hospital de Día de Trastornos de Conductas Alimentarias y Servicio de Neonatología. Culminando el tercero con Maternidad de alto riesgo y finalizando con las Terapias intensivas Neonatal y Pediátrica. En este año se incluye una rotación a un centro de referencia nacional o internacional que queda a elección de cada residente.

La carga horaria consiste en 205 horas mensuales, en las cuales se combina teoría y práctica; realizamos dos guardias semanales de 12 hs. y el sistema de residencia es de dedicación exclusiva.

– ¿Cómo es la vivencia y desafíos para un residente de Enfermería?

– En general es buena, recibimos mucho apoyo de nuestros colegas enfermeros. Al ser una nueva modalidad se hizo difícil la implementación, ya que la profesión no estaba habituada a tener un sistema de residencias en nuestra provincia, pero con el correr de los años se fue estableciendo. A nivel hospitalario aun existen algunas resistencias, la mayor dificultad que tenemos es la de no tener un lugar propio para el desarrollo teórico y de ateneos, eso nos dificulta bastante el despliegue de la parte académica a nivel grupal, podríamos decir que se repite la misma situación que atraviesa enfermería en general, que regularmente carece de espacios físicos.

En relación a los demás residentes de otras disciplinas la aceptación fue buena, incluso algunos colaboraron a modo de guía en algunas situaciones.

– ¿Cómo están viviendo la situación del Covid-19 en el hospital?

– El COVID-19 afectó bastante el desarrollo normal de la programación de rotaciones, lo más relevante fue no poder asistir a la práctica en la Terapia Intensiva Pediátrica en el Hospital Garrahan, Considerábamos que era primordial, ya que es un centro asistencial de referencia a nivel nacional. Las residencias en general se vieron afectadas a la parte asistencial de pacientes con covid-19, desviándose de nuestras prácticas habituales y quedando a entera disposición de las necesidades de cada servicio.

– ¿Por qué elegiste enfermería?

– Elegí enfermería porque siempre admiré el rol que cumple en el equipo de salud, el cual considero fundamental, no solo con la implementación de cuidados para la terapéutica de cada paciente, sino que además se ocupa de la parte humana, entendiendo a cada paciente como ser social, el cual es parte de una comunidad, con lo que eso conlleva.

Nuestro cuidado no solo se limita a la parte biológica estricta y ese es el mayor desafío. En nuestra formación profesional hay un componente muy importante que aportan las ciencias sociales, así como las demás disciplinas. Me conmueve pensar en cada acción que desarrollamos, incluso sin darnos cuenta, y lo significativo que es para cada persona que atendemos. Enfermería es quien se ocupa del cuidado integral de los pacientes las 24 horas del día, los 365 días del año.

– ¿Qué valoración le das a la formación de la Residencia de Enfermería en el Hospital Rawson?

– En líneas generales es muy buena, si bien es reciente, está en vías de desarrollo, desafío al cual los enfermeros nos enfrentamos, eligiendo el campo para desempeñar nuestra labor, abriendo camino hacia la enfermería del futuro, continuando el legado que con mucha valentía, coraje y perseverancia colegas predecesores supieron construir.

– ¿Cuáles son tus proyectos al finalizar la residencia?

– La idea al finalizar es seguir capacitándome para poder brindar la excelencia en cuidados, y como corolario poder ser parte de la formación de nuevos profesionales.