Condenaron a perpetua a Diego Espejo el asesino de Armando Mura

Este jueves, Diego Espejo, el joven de 28 años que mató de un disparo a su pareja, el policía Oscar Mura, fue señalado como el único responsable del crimen y condenado con la mayor de las penas, es decir, la de prisión perpetua.

El pasado martes, Espejo se sentó ante un triunvirato de jueces, compuesto por Federico RodríguezAna Lía Larrea y María Gema Guerrero, y declaró que él era la víctima de la relación. En esa oportunidad manifestó que «vivía con amenazas, con golpes, obligándome a no estar con otras personas. Me estaba alejando de mi familia. Estaba pasando por un momento que no se lo deseo a nadie”, pero los jueces no lo creyeron y lo declararon penalmente responsable por el delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y por el vínculo, ya que Espejo y el fallecido eran pareja.

«Lo que viví con el oficial (por Mura) fue un calvario», fueron las últimas declaraciones de Espejo al tribunal.

Tras ello, este jueves los magistrados dictaron la condena a perpetua para Espejo, quién escuchó la sentencia desde el Penal, dado que no estuvo presente en la sede de Tribunales.

Cabe recordar que la de defensa de espejo, a cargo del abogado Gustavo de la Fuente, había solicitado la pena mínima, es decir la de ocho años de prisión, argumentando que Espejo no actuó con alevosía ni a traición, sino que lo hizo intentando defender su propia vida. Además, aseguró que acudirá a todos los tribunales superiores para que revean el fallo.

El caso

El hecho ocurrió el 19 de marzo. Según afirmaron las fuentes consultadas, ambos estuvieron tomando bebidas alcohólicas en un bar. Sobre las 2:30, llegaron al departamento que alquilaba el policía, sobre calle Eladio Quiroga, en el interior del barrio Sarmiento, en Chimbas.

Según la investigación, llegaron en completo estado de ebriedad, tuvieron relaciones sexuales y, luego, Mura se durmió. Aparentemente, Espejo habría encontrado un preservativo usado -y no con él-, lo que causó la furia del joven. Sigilosamente, fue hasta el lugar donde el policía guardaba el arma y le disparó en cuatro ocasiones, causándole la muerte de manera instantánea.

 

 

 

FUENTE: TIEMPO DE SAN JUAN