San Juan: Condenaron a un jubilador por intentar asesinar a su novia

El acusado llegó a un acuerdo de juicio abreviado y aceptó la pena de 15 años de prisión.

Juan José Pelayes (70), el jubilado que en abril de 2020 casi le quitó la vida a su novia Patricia Garramuño (50) después de clavarle una navaja en el cuello, este martes tuvo una audiencia en la justicia. Se celebró el juicio abreviado en su contra y fue condenado por el juez Maximiliano Blejman de la Sala II de la Cámara Penal y Correccional a la pena de 15 años de prisión efectiva.

Este hombre toda su vida fue un violento y no solo Garramuño vivió un tormento. Su anterior pareja también lo denunció.

A su primera esposa la hizo sufrir los 45 años de matrimonio que estuvieron juntos. Esa mujer le aguantó golpizas, humillaciones, amenazas y hasta el extremo que le quitara el dinero de su sueldo. En aquella ocasión, la señora denunció que Pelayes “siempre fue malo”, que tenía conductas humillantes y degradantes con ella. Varias veces la golpeó y la agarró de los cabellos, incluso frente a sus hijos.

En 2015 esta mujer descubrió que Pelayes le había sacado los ahorros de su vida del banco.

El sufrimiento para esta mujer terminó el 21 de febrero, cuando Pelayes la agredió verbalmente, amenazó con matarla y dejarla sin nada en la calle. Ella se animó y lo denunció. El hombre quedó preso, a los días fue liberado y el juez lo excluyó del hogar.

La segunda mujer, víctima de un intento de femicidio atroz en Rivadavia

Así fue que Juan José Pelayes se instaló en la casa de su nueva pareja, en la calle Reconquista en Rivadavia. La convivencia fue una tortura para esa otra mujer. A ella también comenzó a agredirla y a humillarla verbalmente frente a sus hijas y sus parientes. La celaba y la controlaba. El hombre repitió sus intimidaciones con las dos navajas y el arma de fuego.

Él estaba obsesionado en ella lo engañaba. Así llegó la madrugada del 10 de abril de 2020. Pelayes se levantó de la cama a fumar y después la atacó con una de sus navajas. La hirió en el hombro y luego le cortó el cuello con intención de degollarla. La mujer logró escapar arrastrándose y buscó la ayuda de sus hijas más pequeñas. El hombre la arrastró y la llevó de nuevo a la habitación.

Su hija mayor la auxilió y evitó que la matara. Pelayes luego se autolesionó para hacer creer que era una pelea de pareja, pero esa noche quedó preso. Después se conoció el horror que sufría esa mujer y también su ex esposa. A más de un año del inicio de la investigación, el fiscal Carlos Rodríguez ahora pidió la elevación a juicio de la causa contra el jubilado.

Comentarios