Una discusión vial acabó en una catarata de insultos, empujones y hasta una patada a un chofer de la Red Tulum

Sucedió en la tarde del martes ante la mirada de decenas de testigos que iban en esa unidad. El chofer y el dueño de una camioneta se dijeron de todo y casi terminaron a las trompadas.

La escena dejó perplejos a más de uno. Mejor dicho, a todos los pasajeros de esa unidad que iba repleta de estudiantes y otras personas. Y también, a la gente que pasaba por esa transitada arteria de Capital y se sorprendían al ver el «espectáculo» que daban los dos conductores por una simple discusión vial.

A muchos de los presentes, el lamentable show que ambos daban en plena calle fue terrible. Y no era para menos: insultos terriblemente despectivos y homofóbicosempujones y otro tipo de improperios fueron parte del rosario de palabras que se dijeron mutuamente el chofer del micro y el conductor de una camioneta.

El episodio no llegó a las trompadas, porque los propios pasajeros atinaron a pedirle al chofer que regrese al colectivo, como una improvisada manera de calmar, aunque sea, uno de los ánimos. El colectivero escuchó a los pasajeros, pero cuando se dio media vuelta para subir la escalera delantera de la unidad recibió una fuerte patada en una de sus piernas.

En síntesis, esa fue la bochornosa situación que se dio el martes en la tarde en una de las avenidas más transitadas de Capital y que sorprendió a decenas de personas. La escandalosa pelea no terminó con una intervención policial porque la trifulca entre el colectivero y el otro conductor duró apenas unos minutos.

Descenso de pasajeros y pelea

Un testigo del hecho, que pidió no ser identificado, dijo a este diario que este hecho ocurrió alrededor de las 18.15 de ayer en el carril Norte de avenida Ignacio de la Roza, al Este de Paula Albarracín de Sarmiento.

El colectivero en cuestión es uno de los que conduce una de las tres líneas TEO de la Red Tulum, que en ese momento circulaba desde Capital hacia Rivadavia. La unidad iba llena de pasajeros.

Unos metros antes de llegar al cruce con Paula Albarracín de Sarmiento, el chofer detuvo la marcha para que descendieran varios pasajeros. Y esa maniobra obstruyó la salida de un garaje de una casa, en el momento exacto en que el propietario intentaba salir con su camioneta.

Pero no pudo hacerlo porque el micro tapaba toda la pasada porque estaba dejando pasajeros. «El conductor de la camioneta era un señor calvo y le dijo de todo al colectivero. Parece que se conocían de antes, por cómo se trataban. Fue terrible. Se dijeron de todo. ‘Sos un puto‘; ‘negro‘, de todo se decían. El tema es que el chofer del micro se bajó a pelear, cuando varias personas, incluido, yo, le dijimos que no lo haga», expresó el testigo.

El chofer se bajó y se dijeron de todo. Insultos racistas y hasta homofóbicos fueron parte del cruce entre los conductores. También se empujaron delante de los pasajeros y de la gente y de otros automovilistas que pasaban por ese transitado cruce

A ninguno de los dos les importó todo eso. Siguieron peleando, mientras los pasajeros le «rogaban» al colectivero que regresara a su asiento. «El tipo de la camioneta le decía ‘vas a ver, te voy a denunciar con tu jefe, muerto de hambre‘. Todos le pedíamos al chofer que subiera y cuando se dio vuelta para hacerlo, el conductor de la camioneta le pegó una patada en una pierna», agregó el testigo.

Lejos de seguir con la pelea, el chofer del TEO subió a pesar del golpe, puso primera y siguió viaje en absoluto silencio el resto del trayecto, ante la perplejidad de sus pasajeros.

Comentarios