Una policía mendocina que mató «por celos» a una compañera fue condenada a perpetua

La víctima se había puesto de novia con la expareja de la asesina. Ocurrió en Mendoza durante febrero pasado.

La policía Claudia Marina Pérez (32) fue condenada a prisión perpetua por «homicidio agravado por alevosía» tras reconocer ante los jueces que asesinó a Nidia Angulo (30), también agente de seguridad, quien se había puesto de novia con la expareja de la asesina.

Durante un juicio abreviado, la oficial Pérez admitió la autoría del crimen de su compañera.

El hecho ocurrió el 18 de febrero, en la subcomisaría El Sauce, en la localidad mendocina de Guaymallén, cuando dos policías regresaron de una ronda y encontraron a Angulo con un disparo en el cráneo.

Según las pericias preliminares, Angulo se hallaba en una de las oficinas de la seccional que funciona como un lugar de descanso y estaba recostada sobre una cucheta.

Aunque en un primer momento, la hipótesis giró en torno a un eventual suicidio, rápidamente fue descartada porque no se encontró el arma con la que se realizó el disparo en el lugar.

El primer apuntado por el asesinato fue quien era el novio de Angulo, otro policía de apellido Romero, indicó el sitio Mendovoz.

Sin embargo, Romero probó que no se encontraba en la dependencia en el momento del hecho y en su declaración apuntó contra Pérez, con quien había mantenido una relación sentimental con anterioridad.

Según el policía, Pérez le había mandado un mensaje telefónico en el que le anunció que «a esa negra de mierda la vas a volver a ver adentro de un cajón«, refiriéndose a Angulo.

La sentencia se realizó con la participación del fiscal de Homicidios de Mendoza, Gustavo Pirrello, y el abogado de Pérez quienes pactaron en un juicio abreviado que la imputada admita su responsabilidad en el crimen de su colega .

Comentarios